7 consejos para poder dormir en el avión

¿Eres de las personas a las que les cuesta mucho dormir durante un viaje y aún más en avión? Ya sé, no me digas nada, el largo viaje de 12 horas hasta tu destino se te hace aún más eterno; pero eso sucedía hasta hoy, porque conocerás mis 6 secretos para dormir bien en el avión. ¡Adiós malestar, sueño y jet lag!

#1 Evita la cafeína

¿No habías pensado en eso? Es la clave, amiga mía. Si te tomas un par de cafés mientras esperas que habiliten el acceso a compuertas, seguramente tus ojos se mantengan como dos bolas de tenis durante todo el viaje. Por eso, trata de no tomar infusiones antes de viajar, mucho menos con cafeína.

#2 No descanses previo al vuelo

¿Eres de las que adora dormir la siesta en tus días libres? Yo soy igual, pero si viajarás en avión, procura no descansar antes. Así tengas el vuelo a las 3 de la mañana, no te tumbes antes o correrás el riesgo de tener que ver todas las películas durante el vuelo. ¿12 horas de películas? Creo que paso.

#3 Lleva tu música

No tengo que decirte que una buena forma de bloquear el sonido ambiente del avión es la música, porque ya lo sabes; pero, para que obtengas mejores resultados, tendrías que crear tu propia playlist con música que te haga sentir como en casa. ¿Sabías que si escuchas música que no conoces, tu cerebro permanece activo tratando de prestar atención al estímulo desconocido? Ahora ya lo sabes, así que corre a armar tu lista favorita.

#4 No lleves mucho equipaje de mano

Si tienes dos bolsos grandes llenos de maquillaje y cosas que puedas necesitar, créeme que las necesitarás al aterrizar, pero no durante el vuelo. Así que trata de llevar poco equipaje de mano para que todo quepa en la sombrerera y no tengas que colocar ningún bulto bajo tus piernas que pueda dificultar tu descanso. ¿Intentarás meter todo en un solo bolso? ¡Suerte con eso!

#5 Consigue una manta y una almohada en cuanto embarques

¿Sabías que en muchas aerolíneas no hay almohadas y mantas suficientes para todos los pasajeros de un vuelo? Así que asegúrate de conseguir todo lo necesario para descansar en cuanto ocupes tu asiento. Otra alternativa sería llevar tu propia manta y almohada, así te aseguras de que nada saldrá mal.

#6 Usa ropa suelta y cómoda

¡Elemental mi querida amiga! Si estás usando ese jean que te hace ver divina pero te ajusta mucho el abdomen, seguramente no puedas pegar un ojo en todo el viaje. Yo suelo decir que “antes muerta que sencilla”, pero créeme que en este caso es mejor viajar cómoda, con ropa y zapatos sueltos. ¡Verás que cuando llegues a destino te sentirás regia aunque lleves puesto un equipo deportivo!

#7 Trata de conseguir un buen asiento

Aunque no lo creas, el lugar donde está tu asiento determinará cuán bien, o mal, dormirás durante tu viaje. Así que este no es un factor a olvidar; trata de reservar el mejor asiento con antelación para disfrutar de un sueño placentero. Uy, ¿ya llegamos? ¡Ni me enteré!