En general, el cabello de los niños es más claro y frágil que el de los adultos. El color del pelo está determinado por la cantidad y calidad de la melanina presente, un pigmento producido por unas células especializadas que reciben el nombre de melanocitos. Éstos se localizan, además de la epidermis, en el bulbo de cada pelo. La enorme gama de colores del cabello deriva de dos tipos de melanina: la eumelanina, que tiñe la melena de oscuro -marrón y negro-; y la feomelanina, que da cabellos pelirrojos, rubios o plateados.

Con la edad, la melena se oscurece, y hace que el cabello de muchos niños cambie de un tono claro a castaño. Esto es debido a la progresiva maduración del sistema melanocítico y al aumento de la densidad media de melanocitos.

Para entender este proceso del pelo es necesario tener en cuenta que hay tres factores que determinan nuestros cambios de color, e incluso el cambio más extremo que sería la aparición de canas:

• Genética individual y herencia.
• Envejecimiento y procesos oxidativos.
• Nutrición.

¿Y de qué depende el color del cabello? En las raíces de nuestro pelo, y sobre todo cuando hay actividad en el bulbo piloso, hay unas células llamadas melanocitos. Éstas producen un pigmento denominado melanina, que puede ser de dos tipos: la eumelanina y la feomelanina.

De una forma sencilla podemos decir que cuanta más eumelanina se produzca por el melanocito, más oscuro será el pelo. Por el contrario, a más feomelanina, más claro será el cabello. Por tanto, las personas con concentraciones altas de eumelanina presentan cabellos dentro de la gama castaño, marrón y negro, mientras que las que las que tienen gran cantidad de feomelanina son personas con cabellos rubios, pelirrojos o plateados.

Es importante recordar que con la edad los folículos se van atrofiando, y por ello habrá menos melanina. También sabemos que la feomelanina (pelo claro) es menos estable que la eumelanina, de modo que al final la forma que impera en muchas cabezas con la edad será la eumelanina (pelo oscuro).

Para acabar, y volviendo a los más pequeños, hay que tener en cuenta que tienen un sistema melanocitario en desarrollo (también son más claros de piel que cuando son adultos, debido a la melanina de la piel). Su cabello es más claro y frágil que el de los adultos, simplemente por un proceso de maduración o desarrollo.

A medida que crecemos y por determinación genética, en unos niños se expresa más la concentración de feomelanina y siguen siendo rubios, mientras que en la mayoría será la eumelanina la que tendrá mayor concentración. Por ese motivo el pelo irá oscureciéndose paulatinamente.

En definitiva, lo que marcará este proceso en cada persona será la herencia o genética de cada individuo, ya que determinará el tipo de melanina y la progresiva maduración del sistema melanocitario.

Te recomendamos: ¿Por qué se riza el pelo con la humedad?
También: CONSEJOS PARA ACABAR CON EL MAL ALIENTO
Ademas: Como será el fin del mundo según Stephen Hawking