Cinco mitos que nos empujan a rechazar la leche

La leche, un alimento que ayuda a rehidratar y reponer energías, gracias a su alto contenido en carbohidratos, proteínas, fluidos y electrolitos; tiene también muchos detractores que argumentan que sería perjudicial para la salud.

Y es que sobre la leche se tejen algunas ideas que van en contra de su consumo más allá de la lactancia materna. Por ejemplo, se dice que engorda, que produce caries o que provoca alergias, entre otros.

Lo real es que el ser humano es el único mamífero que ingiere leche procedente de otro animal pasado el periodo de lactancia.

El doctor Jesús Román, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, aclaró algunas dudas al ser consultado por la BBC. Te lo contamos en nuestra galería de fotos.

NINGÚN OTRO ANIMAL LA TOMA

El consumo de leche debería acabar con la lactancia materna, así como ocurre en el resto de mamíferos. Ese es un argumento muy antiguo y muy empleado. Pero, resulta que los humanos somos esa clase especial y única capaz de conseguir leche de otros mamíferos para seguir tomándola.

UN ADULTO NO PUEDE DIGERIRLA

Lo real es que digerir mejor o peor la leche depende de si eres o no intolerante a la lactosa. De allí que en el mercado se comercialice una versión sin lactosa.

PROVOCA ALERGIAS

Es diferente hablar de una intolerancia a lactosa de la leche que de una alergia. Lo primero puede solucionarse con el consumo de marcas sin lactosa o recurrir a otros productos lácteos, sobre todo yogures, cuyos fermentos ayudan a la digestión.

ENGORDA

´En el mundo no engorda nada, salvo que se tome en exceso. Una persona necesita unas calorías diarias. Si se superan se almacenan como grasa. Da igual que se haga a través de la leche o de cualquier otro alimento´, afirma Jesús Román, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.

PRODUCE CARIES

´Precisamente el interés del lácteo en la dieta del ser humano es la riqueza en calcio. Es uno de los elementos claves para la formación del hueso y del diente también. De hecho algunos lácteos como los quesos sabemos que si se mastican después de comer, como postre, disminuye la incidencia de caries´, aclaró Jesús Román, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.

| Fuente: | BBC