Cosas que ocurren en el embarazo que quizás no sabías

Muchas cosas ocurren en el embarazo, cambios físicos, hormonales, hasta el círculo de amigos a veces es postergado o muchas veces cambiado, por eso queremos mencionarte algunas cosas que suceden en el embarazo, de las cuales quizás ni siquiera tenías idea.

1. Puede durar un año.

Sabemos que los embarazos duran 9 meses o técnicamente 40 semanas, pasado este período los médicos suelen provocar el parto. Dicho esto, debes saber que el embarazo más largo del mundo duró 375 días para alumbrar a un bebé de 3.175 kilogramos.

2. Las erecciones de los varones comienzan en la gestación.

Si eres de esas madres que prefieren no pensar en la sexualidad de sus hijos, es mejor que pases al siguiente punto, tal vez no te guste saber que las erecciones de tu hijo comienzan mucho antes de su adolescencia. Y es que el sentido del tacto es uno de los primeros en formase y a partir de las 10 semanas los fetos, tanto masculinos como femeninos tienen sensibilidad en sus genitales.

3. Pueden necesitar puntos.

9 de cada 10 mujeres tienen algún tipo de desgarro vaginal durante el parto normal. Aunque unos pocos puntos serán suficientes para ayudar a la cicatrización, algunos desgarros pueden ir desde la vagina hasta el ano. Por ello algunas matronas practican la tan temida episiotomia, un corte preventivo para evitar el desgarro. Sin embargo no todas las madres y profesionales están de acuerdo con esta técnica.

4. Se pierde el control de los esfínteres.

Los músculos que se utilizan para empujar y dar a luz son los mismos que se utilizan para defecar por lo que no es extraño que se vacíe el intestino durante el parto. De todos modos no debes avergonzarte por ello, pues forma parte de los efectos secundarios de dar a luz y los médicos y enfermeras están preparados para limpiar el desorden y seguir concentrados en lo importante.

5. Las mujeres se vuelven más guapas.

Que las embarazadas se ven muy bonitas y radiantes es una realidad, y es que mientras que estás en estado, la cantidad de sangre del cuerpo se incrementa en un 50% y las glándulas sebáceas se vuelven más activas. Cuando el aumento del flujo de sangre se combina con una piel más brillante, el resultado es ese espectacular, bonito y saludable aspecto que lucen las mujeres embarazadas.

6. El sentido del olfato se agudiza.

Para bien o para mal, el sentido del olfato aumentará drásticamente, al igual que el del gusto. Los científicos creen que este fenómeno se produce para ayudar a las madres a elegir correctamente los alimentos más beneficiosos, desarrollar aversión hacia los poco saludables y evitar los que pueden contener toxinas por su falta de frescura.

7. Las contracciones no paran de forma inmediata tras el parto.

Aunque el parto haya concluido con éxito, el cuerpo continuará en pie de guerra unos días más. Así pues las contracciones y calambres musculares se sucederán durante un tiempo para ayudar a detener la pérdida de sangre, e incluso para que todo vuelva a su lugar. El lado positivo es que gracias a los calmantes, esta fase pasará desapercibida en la cama del hospital.

8. No es cierto que se necesite comer por dos.

Esta leyenda urbana alimentada por muchos años gracias a nuestras madres y abuelas ha llegado a su fin. Los estudios médicos indican que no es necesario que la mujer aumente drásticamente su ingesta de calorías durante el embarazo, sino que unas 300 calorías más son suficientes. Aunque nadie va a recriminar a una embarazada que repita postre, lo cierto es que debe controlar su peso, ya que ganar más de 14 kilogramos durante el embarazo aumenta las posibilidades de tener complicaciones en el parto.

9. Los pies pueden aumentar una talla completa.

No importa cuánto peso ganes, el aumento de tus pies no tiene que ver tanto con lo que comes como con el aumento de la presión. A medida que el embarazo avanza el cuerpo libera la tensión sobre los ligamentos, los pies pierden el arco y aumentan de tamaño. Al menos si tus pies cambian de forma siempre será una buena excusa para comprar más zapatos.

10. El padre puede sufrir síntomas propios del embarazo.

Es sin duda una de las cosas más sorprendentes y curiosas sobre el embarazo, y es que el padre también puede sufrir aumento de peso, náuseas mañaneras, calambres en su abdomen inferior y cambios de humor, y en los casos más extremos, también depresión postparto. Este fenómeno se conoce como embarazo simpático o síndrome de Couvade y afecta a más padres de los que imaginarías.

11. Ganas de orinar frecuentemente.

Debido al peso que ejerce tu bebé, es normal que quieras ir muchas veces al baño, como si estuvieses tomando liquido todo el día, no te preocupes es perfectamente normal.

12. Acidez

Casi en los dos últimos meses es normal que sientas una acidez terriblemente incómoda, te recomendamos desde ya conversar con tu médico y que te diga él qué remedios puedes tomar, de esta forma cuando aparezcan solo abres tu botiquín y te ahorras el sufrimiento.

13. Problemas para dormir

Esto generalmente sucede al último mes, y es que con el gran peso que tenemos ya dormir resulta ser un suplicio aunque hayamos pasado un excelente embarazo. Te recomendamos comprarte una almohada para embarazada ¡será tu mejor amiga!

14. Calambres

No te asustes si te despiertas a media noche y con un grito levantas a tu pareja, quizás él sea el que crea que ya nacerá el bebé, pero tranquila, que los calambres nocturnos en las piernas son normales por el peso. Ánimo que ya estás en la cuenta final

15. Llorarás y reirás.

No te preocupes si sea todo a la vez. En el embarazo, y lamentablemente también posterior a este, tus hormonas estarán totalmente descalibradas, por lo que llorarás por cosas que nunca antes lo hacías, y entenderás que esa no eres tú, pero no podrás controlarlo. No te preocupes que esto pasará y todo vuelve a la normalidad con el paso de los meses.

También te invitamos a ver: 15 datos científicos absolutamente extraños sobre el embarazo