Según una encuesta, la mayoría de los hombres piensan que el mejor regalo de San Valentín es ‘sexo’.
La encuesta fue llevado a cabo por Universia México, y afirmó que la mayoría de los hombres (23%) les gustaría que su pareja lo lleve a la cama, aunque no estuvo tan lejos de la estadística de las mujeres que quieren sexo (un 15% de ellas). El resto respondió que quería que si flores, una carta de amor, una cena, etc.
¿Les sorprende? apuesto que no, pero estoy seguro que muchas mujeres no saben o tienen dudas de que quiere su pareja para este San Valentín.

13 cosas que quieren los hombres para San Valentín:
1. Tener sexo. Esto es algo que amamos hacer en San Valentín. Además que nos gusta hacerlo en cualquier otro día.

2. Solo ver algo en la TV: Esto es excelente porque no se necesita gastar dinero en un día feriado hecho para eso, gastar dinero.

3. Ir a un restaurante donde haya carne. Si tenemos que ir a un restaurante lujoso en el nombre del amor, que por favor tengan una buena carne.

4. Tener sexo de nuevo. Solo necesitábamos tiempo para recuperarnos de la primera sesión.

5. Dar y recibir chocolate. El chocolate es genial. Cambiaríamos un pedazo de carne por un chocolate.

6. No llorar al pensar en cuanto gastamos en joyería. Es demasiado cara y no hace nada útil. Tal cual una bufanda hecha con papel de seda es lo mismo que una hecha de cualquier otra cosa, para nosotros.

7. Un día sin tener que trabajar. Si el día de los enamorados es en realidad tan importante, no tienen porque ponernos tareas que nos incomoden.

8. Tener sexo mientras comemos carne. ¡El mejor día del año!

9. Jugar videojuegos. Un juego multijugador por supuesto, porque eso sí es bastante romántico. Yo así si me caso.

10. Siesta. Esto puede involucrar caricias y abrazos, tomar una siesta juntos y soñar el uno con el otro.

11. Olvidar el hecho de que es San Valentín y solamente tener un día divertido juntos. Porque decir que es San Valentín como que lo daña.

12. Beber y embriagarse con algo romántico, tipo Champagne. Tomar más de una dos tres ocho copas de Champagne no es algo común, pero es divertido.

13. Prometer no forzarnos a escribir cartas vergonzosas acerca de cuanto nos amamos. Es físicamente doloroso, tener que ser cursi obligado.