Dentro de los próximos 10 ó 15 años, la humanidad contará con el conocimiento suficiente para “prolongar su vida de manera indefinida”, aseguró el director de ingeniería de Google, Ray Kurzweil.

Durante una entrevista televisiva, el futurólogo e inventor Ray Kurzweil, a cargo de la ingeniería del gigante Google, sostuvo que en poco tiempo la humanidad estará lista para lidiar con cualquier tipo de enfermedad, a través de la introducción de nano-robots en el organismo, que circularán por el torrente sanguíneo mientas monitorean el estado de salud y combaten cualquier afección.

Del mismo modo, vaticinó que nuestro cerebro será transformado en un complejo disco rígido, con la propiedad de cargar y descargar conocimientos de toda índole.Yendo aún más lejos, aseguró que, hacia el año 2040, nuestra raza habrá alcanzado la ‘singularidad’, es decir, la fusión entre inteligencia artificial y cerebro humano, dando origen al superhombre.

También estimó que los robots ocuparán un lugar fundamental en nuestras vidas, aunque paulatinamente. En primera instancia, como asistentes del hogar; posteriormente, como sistemas obligatorios para la conducción guiada de vehículos aéreos, marítimos y terrestres; hasta, finamente, reducir su tamaño para ser incorporados como nano-robots a nuestro organismo.

A partir del año 2045, cuando el planeta entero sea ya una sola y única gran supercomputadora, la humanidad estará fundida con su propia creación y focalizará sus actividades en la exploración del universo, el ajuste de las ecuaciones físicas y los viajes a otras dimensiones.

Las predicciones de Kurzweil, sin embargo, no contemplan factores decisivos para cualquier desarrollo tecnológico, como las guerras, las coyunturas políticas, las desigualdades sociales, el cambio climático o, incluso, la dramática disminución del agua dulce disponible.

Te recomendamos: El perro con brackets que está derritiendo corazones en internet
También: Google pone a prueba su auto sin conductor en Texas
Ademas: Así fue el encuentro entre un perro robot y un perro real