La NASA ha comenzado a trabajar, en colaboración con el Instituto Coreano de Ciencias y Tecnologías (KAIST), en una minúscula nave espacial formada por un solo chip de silicio.  Con esta novedosa nave espacial podríamos acortar el viaje interestelar a la cifra de 20 años.

Don Il-Moon, investigador de la NASA, presentó esta idea el miércoles en la International Electron Devices Meeting en la ciudad estadounidense de San Francisco. En esta, aseguró que esta nave sobreviviviría a la gran radiación que tratará de bombardearla en el espacio.

Con el fin de asegurar su supervivencia en el oscuro Universo, la nave desecharía los canales habituales en forma de aleta, utilizando microhilos a nanoescala como canal de transitor, con su puerta completamente fijada con nanocables. Además, se le añadiría un contacto adicional a la puerta, permitiendo así pasar la corriente a traves de la cual se fija cualquier daño por radiación, calentando la compuerta y el canal.

Esto acortaría el tiempo de viaje a la increíble cifra de 20 años, ya que el chip contaría con la capacidad de viajar a una quinta parte de la velocidad de la luz. El tiempo sigue siendo elevado, pero acortaría los 100 años de viaje que se calculan que separa la Tierra de Alpha Centauri.

Los viajes a otras estrellas cercanas parecen convertirse, cada vez más, en aquella realidad con la que antiguamente solo podíamos soñar.