Un grupo de astrónomos ha descubierto que la estrella KIC 11145123 es, de momento, el objeto más redondo en el universo, con una diferencia de tan sólo 3 kilómetros entre su radio ecuatorial y polar, con alrededor de 1.558.000 kilómetros.

El equipo, dirigido por el profesor Laurent Gizon del Instituto Max Plank para la Inviestigación del Sistema Solar, descubrió la redondez extrema de esta estrella mediante el estudio de sus oscilaciones.

La técnica se llama asterosismología, y al igual que la sismología ayuda a entender a los geólogos el interior de nuestro planeta, este enfoque astronómico permite a los investigadores averiguar lo que pasa bajo la superficie de las estrellas distantes. La estrella fue observada continuamente por el telescopio Kepler de la NASA, en una misión de cuatro años, lo que permitió al equipo averiguar cómo la oscilación de la estrella afecta a la luz que emite.

“Las expansiones y contracciones periódicas de la estrella pueden ser detectadas en las fluctuaciones en el brillo de la estrella”, afirma el profesor Gizon en declaraciones a IFLScience. “Las frecuencias de los modos de oscilación nos pueden informar sobre la densidad media estelar, la edad de la estrella, y la rotación. Lo que es nuevo en este trabajo es que utilizamos las frecuencias de las oscilaciones para aprender acerca de la forma de las estrellas”.

En las conclusiones realizadas por los expertos, explican que la estrella gira muy lentamente, razón por la cual ésta es tan redonda. Una estrella es una gran bola de plasma, y su rotación, el campo magnético y otros factores son responsables de la forma final del objeto.

Fuente: Woo