Muchos especialistas indican que el oído es una zona sensible y delicada,  por eso recomiendan que  se debe tener mucho cuidado a la hora de realizar una limpieza profunda.  Un video subido a Facebook te explica el por qué no se debe introducir un hisopo para el aseo.

Es importante reconocer que la cerilla, se produce naturalmente por las glándulas en tus oídos y es saludable tener una cantidad normal de cera presente en el oído. Con sus propiedades antibacterianas, el cerumen sirve como parte del sistema de defensa del cuerpo, limpiando y lubricando los canales de los oídos.

En algunos casos, los oídos se limpian a sí mismos y la suciedad es arrojada hacia las aberturas de la oreja. Incluso hay algunas personas que nunca pueden necesitar limpiar sus oídos, esto es determinado por la genética en gran medida. Pero en otras personas la cera se puede acumular, así que siempre es bueno hacerlo con un especialista y tratar de no usar hisopos de algodón.