Contrario a lo que siempre hemos pensado, si las parejas tienen relaciones sexuales con demasiada frecuencia conduce a una disminución del deseo y satisfacción.

Siempre se ha dicho que el sexo es una fuente de felicidad y que si es con más frecuencia es mejor. Pero un estudio viene a desmentir esta idea tras sus sorprendentes descubrimientos empíricos.Investigadores de la Universidad de Carnegie Mellon de Pittsburgh, en Estados Unidos, concluyeron que mientras más relaciones sexuales se tengan, menor será la felicidad de la pareja.Y la razón no es tan descabellada: tanto de lo mismo puede producir una disminución del deseo, y por lo tanto, del disfrute del sexo. Es como si uno comiera todos los días un durazno. Eventualmente, terminaríamos aburriéndonos de su sabor ¿o no?Por eso, la frecuencia debe ser alta, pero con días en que se deje tiempo para echar de menos el goce. La alta cantidad de relaciones sexuales puede conducir a la falta de deseo, o peor aún, a la disminución de la satisfacción. Esto, a la larga puede generar frustraciones personales y afectar la noción propia de felicidad y bienestar.La investigación, publicada en la revista Life Science, trabajó con 128 personas de entre 35 y 65 años que tuvieran pareja. Se dividió el grupo en dos de forma aleatoria y se experimentó con la frecuencia de sus encuentros sexuales, midiendo sus percepciones y reacciones a través de encuestas diarias durante tres meses. Uno de los grupos tenía la directriz de duplicar la frecuencia con la que mantenían relaciones sexuales con su pareja. El otro grupo, de control, no recibió ninguna orden.Todos los participantes debieron responder una multitud de preguntas respecto a su salud y sus niveles de felicidad, y luego, posterior a los tres meses, debieron responder tres cuestionarios finales para determinar la verdadera relación entre la frecuencia del sexo y los índices de felicidad en las parejas.Hasta a los mismos investigadores les parecieron llamativos los resultados, pero determinaron que a pesar de esto, las parejas mantienen pocas relaciones sexuales y que debieran aumentar la frecuencia de éstas, pero claro, sin llegar a niveles que pudieran producirles tormento.En el estudio, los investigadores proponen que “en lugar de centrarse en el aumento de la frecuencia sexual, las parejas deberían aumentar su deseo y hacer que el sexo fuese más divertido”. Así, el sexo y la felicidad siempre irán de la mano.

Fuente: Abc

Te puede interesar: El sexo te hace más inteligente, según un estudio
También: ¡Tus hijos podrían parecerse al primer amor de tu pareja!
Ademas: 10 RAZONES PARA ENAMORARSE DE UN HOMBRE CON BARBA