La física está detrás de las extrañas canicas que tu vecino deja caer cada noche

Al vecino del piso de arriba siempre se le caen las canicas de madrugada..

El ruido metálico que de madrugada despierta a muchos españoles no es más que un curioso fenómeno físico llamado golpe de ariete

Verano, calor, sueños ligeros, unas y unos de «rodríguez» en la ciudad: la casa sola y con más silencio que de costumbre… Y justo cuando vas a caer en brazos de Morfeo ¡Plás! Un extraño ruido que parece venir del piso de arriba. O del final del pasillo.

La duda, con el silencio reinando en la cama de nuevo, llega inesperada: ¿Qué ha sonado? ¿Se ha caído algo? Incluso: ¿Hay alguien ahí?

El estruendo se asemeja al de unas canicas que rebotan contra el suelo; pero quién juega con canicas de madrugada. Acaso el vecino de arriba se ha vuelto loco.

Es todo más sencillo. O no. Ese sonido metálico procede de algo que está emparedado entre tu casa y la del vecino. Aunque no hay nada de misterio. Son las tuberías que, por efecto de la presión, producen este ruido curioso y que la física ha bautizado como «golpe de ariete» o «pulso de Zhukowski».

El proceso es el siguiente: el agua avanza por las cañerías y, cuando es desacelerado rápidamente (al cerrar una válvula. Por ejemplo, una lavadora que deja de coger agua) la energía se concentra y causa unpico de presión de entre cuatro y ocho veces más que con el caudal normal.

Esquema de la presión tras un golpe de ariete. Cada «bote de la canica» es una onda del gráfico

Lo que ocurre es que, al cerrar la válvula, ellíquido sigue desplazándose hacia la salida ya cerrada, y se genera un vacío detrás. Así, al chocar contra el cierre, las moléculas de agua se desplazan de forma violenta hacia atrás y el aire contenido se expande hacia los bordes de la tubería, en dirección contraria a la presión, y provocan el temblor de las cañerías que genera ese sonido peculiar. Las sacudidas (hacia adelante y hacia atrás) van perdiendo fuerza (al disiparse la energía). Estapérdida de «potencia» del ariete equivaldría a los botes que la canica del vecino rebota sobre su suelo.

Hay un elemento importante en este proceso. El martillo hidráulico, que se encarga de elevar el agua hacia los pisos superiores. Es también lo que hace que esta pequeña broma de las canicas sea peligrosa en verano. En estas fechas es habitual que revienten tuberías porque, al haber menos gente viviendo en las casas, la presión de las cañerías es mayor y el extra que genera un «golpe de ariete» puede acabar en desastre.