Las personas inteligentes viven más

Si eres una persona inteligente puede que seas noctámbulo y tampoco es improbable que tevuelvas vegetariano. Además, podrás disfrutar durante más tiempo esta exótica mezcla de nocturnidad y vegetarianismo: las personas más inteligentes suelen vivir más, como concluyó un masivo metaestudio publicado en la revista Epidemiology.

Dos son los mecanismos que potencian la asociación entre longevidad e inteligencia. El primero se desencadena en cuanto nacemos: el bebé que nace con bajo peso tiene más probabilidad de enfermarse y ser menos brillante. Igualmente, los niños que nacen en familias más acaudaladas tienen mejor salud y, por tanto, viven más.

Pero si tuviste la fortuna de nacer sano y en buena cuna, tu suerte no ha hecho más que empezar: gracias a tu mayor inteligencia, por norma, tus decisiones vitales serán más sabias, serás más consciente respecto a tu cuerpo y tenderás a contraer menos enfermedades. Aquí radica buena parte de tu longevidad extra, según explica el psicólogoRoberto Colom: “Se midió el índice de inteligencia (IQ) con 20 años y 20 años después, se observó que la gente menos inteligente tendía a fallecer antes, generalmente contrayendo enfermedades o teniendo accidentes que podrían haberse evitado”.

Reducción progresiva de la mortalidad con el incremento de capacidad intelectual valorada 20 años antes.

Entre los riesgos añadidos que corren las personas con menor índice de inteligencia están una mayor tendencia a sufrir problemas con el alcohol, depresión, ansiedad, demencia y estrés postraumático. También es mayor el riesgo de muerte prematura por suicidio, homicidio o de sufrir heridas en peleas o heridas con objetos punzantes. En términos políticamente incorrectos “la gente estúpida toma decisiones estúpidas”, resume Time. Evidentemente, nadie escoge ser demente o esquizofrénico pero sí fumar o tener prácticas sexuales de riesgo.

El estudio fue realizado entre un millón de suecos, de modo que su validez estadística es robusta, explica Colom. Y si alguien pretende poner en duda la propia validez del Cociente de Inteligencia (CI) como medida de la inteligencia, Colom (recurriendo al diagnóstico de la Asociación Americana de Psicología) también tiene la respuesta preparada: “No existe mejor forma de medir la inteligencia que los test de inteligencia”. Al menos por ahora.

(Por cierto, que la inteligencia y la longevidad no siempre van unidas de la misma forma. Parece ser que entre las moscas la relación es inversa: las más tontas viven más. Ello se debe a que la mayor actividad cerebral de las moscas inteligentes les lleva a consumir más rápido su energía vital).

Citado por Ramón Colom durante la conferencia ‘Inteligencia y creatividad’ del congreso deCreatividad y neurociencia cognitiva, organizado por el Instituto de Salud Carlos III.

Fuente: BBC News