Lo que le pasa al cuerpo cuando bebemos Coca-Cola

No hay refresco más adictivo y marca más popular que Coca-Cola y son muchas las leyendas urbanas (algunas exageradas, otras más creíbles) acerca de esta bebida que advierten de que no es precisamente saludable. Es cierto que refresca y aporta una sensación agradable, pero tal vez deberíamos estar atentos a todos sus efectos… Vamos a conocerlos…

Justo después de beber Coca-Cola….

En medio del calor sofocante y bochornoso del verano, lo que más se antoja es una lata de refresco bien fría. Un buen plan, aunque cierto es que si de verdad se tiene sed lo último que puede ayudar a calmarla es una bebida azucarada, por el contrario, lo mejor para terminar con ella es un gran vaso de agua. En fin, en el supuesto de que se haya ingerido una lata completa de Coca-Cola los efectos son los siguientes:

-A los 10 minutos, el cuerpo tiene ya en sí el nivel de azúcar suficiente y necesario para todo el día.

-A los 20 minutos el nivel de azúcar en sangre alcanza una auténtica explosión de insulina, ante lo cual el hígado eficazmente responde convirtiendo ese azúcar en grasa.

-A los 30 minutos es cuando la ingesta de cafeína alcanza ya su máximo pico. Es cuando los efectos se vuelven notorios: nos llena de ánimo y fuerza… pero no solo eso. Se dilatan ligeramente las pupilas, aumenta nuestra presión sanguínea y el cerebro bloquea los receptores de adenosina, la sustancia que facilita el sueño y el descanso. Es decir, el cerebro y el cuerpo están altamente activados.

-A los 45 minutos se elevan los niveles de dopamina. Solo es un poco, pero se nota. El cerebro está pues estimulado por esta especie de droga interna que casi tiene los mismos efectos que la cocaína, pero obviamente a un nivel muy bajo si establecemos la misma comparación.

-A los 60 minutos el ácido fosfórico de la Coca-Cola, se une al magnesio, al calcio y al zinc de los intestinos, propiciando el metabolismo para aumentar nuevamente el nivel de azúcar en nuestro cuerpo, generando además un efecto diurético. Y este es uno de los grandes problemas. Esta estimulación hace que eliminemos a través de la orina, estos elementos indispensables para nuestros huesos como son el magnesio, el calcio y el zinc. Lejos de almacenarse en nuestra estructura ósea o en nuestros dientes, la Coca-Cola provoca que sean eliminados… y perdidos para siempre.

Así pues en conclusión, tomar una Coca-Cola de vez en cuando no hace daño. Es agradable y refrescante, pero nunca debe ser consumida en cantidades industriales o acabarás tempranamente sin dientes y problemas óseos…