Según una investigación realizada por Galaxie, la red de canales musicales nacional de Canadá, de la mano con científicos de la Escuela de Psicología de la Universidad de Queens, los animales domésticos son aficionados a la música.

Al parecer, los perros y los gatos reaccionan de diferente manera de acuerdo al tipo de música que suene en el ambiente en donde se encuentran.

El estudio arrojó que hasta pueden llegar a tener canciones favoritas, al igual que los humanos, y que prefieren, al momento de quedarse solos en casa, tener música suave de fondo en lugar del silencio absoluto.

De acuerdo con los investigadores, este comportamiento obedece a que el 53% de los dueños de mascotas en Estados Unidos y en Canadá, dejan música sonando en sus hogares cuando se dirigen a trabajar.

Ahora bien, se debe tener en consideración que clase de música se le deja de fondo a la mascota.

El experimento indica que mientras que la música clásica contribuye a la relajación de las mascotas, disminuye sus maullidos o ladridos y aumenta el tiempo de descanso, música con sonidos muy intensos, como por ejemplo el heavy metal, hace que sus niveles de ansiedad se alteren y no dejen de ladrar o en su defecto maullar.

Te recomendamos: 17 animales que no sabías que existían
También: Top 10: »Los Animales Más Rápidos Del Mundo«
Ademas: ¿Es nuestra vida una simulación?: Tres científicos demuestran por qué sí