¿Qué pasa cuando pones un pepino detrás de un gato?

Algunos felinos ni se inmutan con la aparición de un vegetal, pero otros pegan tremendos saltos al verlo. Esta semana se han vuelto virales algunos videos de esos encuentros, filmados por gente que intenta averiguar cómo responden sus mascotas.

Sin embargo, los expertos advierten que eso no es bueno para los animales.

“Si estresas a un animal puedes causarle algún daño”, dice Jill Goldman, conductista animal certificada del sur de California. “Y si lo haces por diversión, me obligas a cuestionar tu humanidad”.

John Bradshaw, experto en conductas felinas de la Universidad de Bristol y autor del libro Cat Sense, concuerda con esa opinión y añade que los “despreciables” videos son “una incitación para que las personas asusten a sus gatos y luego inviten a otros a burlarse de ellos”.

Goldman explica que los pepinos provocan las respuestas de alarma naturales de los gatos, porque “normalmente, no encontrarían pepinos en el suelo”.

Agrega que también es posible que relacionen al invasor verde con serpientes, que pueden ser depredadores mortales.

“La respuesta de alarma hará que el gato trate de escapar tan rápido como pueda, para después reevaluar la situación desde lejos”, dice Goldman.

Esa es la explicación de los gatos que saltan en los videos.

En algunos casos colocan los pepinos cerca de comederos para confundir a los gatos, pues relacionan esas áreas con sensaciones de seguridad y protección, agrega Pam Johnson-Bennett, autora de Think Like a Cat. “Eso es muy cruel”, acusa.