Nueve errores que no debe cometer en la primera cita

En una primera cita quiere atreverse a probar cosas nuevas… pero desista. No le gustaría que la comida le cayera mal y pasar un momento vergonzoso frente a esa persona.

Durante el esperado encuentro con esa persona especial, descubres que el o ella se sienten incómodos por alguna razón, pero no sabes cual. ¿Hiciste o dijiste algo que no debías? Conoce estos consejos para no meter la pata en la primera cita.

PUEDE INTERESARTE: Siete señales para entender que simplemente él NO te quiere

1. No hable de su ex… ¡Por favor!
Hablar del ex en una cita es un error craso. No hay nada más incómodo que llegar a conocer a otra persona y que empiece a contar historias de un fulano, demostrando que claramente no lo ha superado. Puede ser su tarjeta de escape, eso sí, si la cita no es lo que esperaba. Es la mejor estrategia para espantar a su cita.

2. Aparentar ser alguien que no es
Algunas personas creen que es buena idea mostrarse de una manera que no son, así que deciden ordenar algo de comer para lucir “más finos” y hasta utilizan cubiertos para comerse una simple pizza… pero a la segunda cita sacan el cavernícola que vive en ellos. ¿Por qué se esfuerzan en pretender algo que no son? La idea es que usted se muestre tal cual es y no mentir acerca de sus gustos o experiencias. Si la persona se enamora, debe ser por quien usted es y no por la persona que se hizo pasar.

3. Emborracharse como si fuera una despedida de soltera
Uno no puede llegar a una primera cita y pretender consumir alcohol como si fuera la fiesta de despedida de año. ¡Cautela! Uno o dos tragos para soltar un poquito la lengua, pero recuerde que hay una delgada línea entre la desinhibición y el show de borracha despechada. Hay que asegurarse de no cruzar ese límite, por favor.

4. Coquetear con otros
Jamás piense que es una buena idea llamar su atención seduciendo a otros… y mucho menos a las personas que los atienden en el restaurante. Esto puede provocar que la otra persona busque una excusa para ir al baño y escapar por la ventana, para siempre.

5. No quejarse de todo
Listo, usted tiene problemas, pero no es para que pase toda la cita quejándose. Nadie quiere llegar a conocer a una persona, y de repente estar escuchando solo cosas negativas. Si cree que tiene urgencia de contarle sus problemas a un extraño, lo mejor es pagar a un psicólogo.

6. ¡Tranquilo, Sherlock!
Cuando vamos a una cita se trata de conocer mejor a esa persona, e intercambiar experiencias y opiniones. No se convierta en el Fiscal General de la Nación. Interrogar demasiado, sobre todo si es sobre temas económicos o personales, da la impresión de que la persona solo quiere juzgar.

7. Hablar de matrimonio e hijos
No es malo hablar de lo que soñamos tener, ni de la casa que queremos junto al lago, pero hablar de temas como boda e hijos puede asustar cualquier candidato. Aún no conocemos bien a esa persona, así que no sabemos si no cree en el matrimonio o no puede tener hijos, así que el tema puede ser un poco sensible. Es mejor dejar esos temas para una segunda cita… si es que sucede.

8. Pedir platos que nunca haya probado
En una primera cita quiere atreverse a probar cosas nuevas… pero desista. No le gustaría que la comida le cayera mal y pasar un momento vergonzoso frente a esa persona, así que es mejor alejarse de los fríjoles, la comida india, platos con mucho pique o cualquier alimento que jamás haya probado. Si se arriesga, ubique bien el baño.

9. ¡Suelte el teléfono!
Estar pendiente a Facebook, Twitter, Instagram y cada mensaje que recibe es de pésima educación. Pero no solo se trata de mala educación, sino que la persona va a creer que no le importa mucho y la hará sentir incómoda. Así que si no quiere quedarse en soledad otro sábado en la noche acariciando a su gato Bigotes, no haga esto.