¿Por qué caen lágrimas de nuestros ojos cuando estamos tristes?

Este tema resulta ser bastante complejo, ya que las lágrimas se pueden dar cuando estamos tristes o cuando nos duele algo. Sin embargo, trataremos de explicar en qué consiste este coctel de emociones que hacen que salgan esas gotitas de tus ojos.

 

El centro de todo es el sistema límbico, la región del cerebro que controla las emociones. Durante situaciones dramáticas, de allí parte una gran cantidad de información que estimula un buen número de glándulas y músculos del cuerpo. Es por eso que las lágrimas pueden surgir cuando tenemos dolor de estómago, cuando nos halan el cabello, cuando nos pellizcan o cuando te golpeas el dedo pequeño de tu pie contra la nevera.

Estos estímulos varían en intensidad de persona a persona y dependen aún de factores tales como la educación y la cultura. Los alemanes, por ejemplo, aprenden a interpretar las emociones de forma más fría y consiguen “apagar” gran parte de lo que conocemos como el color emocional, dice el psicólogo José Roberto Leite, de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp). Esto podría explicar por qué algunas personas lloran más que otras. Por otro lado, las lágrimas también pueden surgir cuando una persona llora, al igual que los artistas que probablemente desencadenan el sistema límbico con recuerdos tristes.

Resulta que a muchas personas se les olvida que las lágrimas no sólo surgen cuando lloramos; aunque casi siempre que se llora; surgen lágrimas. Es posible que te haya sucedido que bosteces y te pregunten si estás llorando; ya que muchas veces, cuando bostezamos, pueden surgir algunas lágrimas.

Los expertos aseguran, que a pesar de que las lágrimas de dolor son las mismas que caen cuando cortamos una cebolla, los mecanismos relacionados con estas gotas que salen de los ojos, son muy diferentes.

En el caso de las cebollas, las glándulas lagrimales sólo responden a un estímulo mecánico, lo que refleja que resulta de la irritación de la mucosa de esta región. Se ha encontrado que también es posible derramar lágrimas; presionando las glándulas lagrimales. Esto es lo que sucede cuando damos un hermoso bostezo o cuando llegamos a los extremos de llorar de la risa.

Esperamos que la próxima vez que llores, sea porque estás muerto de la risa, porque estás cortando una cebolla o porque estás bostezando; porque la verdad, no quisiéramos saber que estás llorando de tristeza; así que tan sólo recuerda la última vez que lloraste de tristeza, y proponte a ti  mismo que esa sea la última vez que lo hayas hecho.