Los 19 alimentos más peligrosos para tu perro

Estos son los alimentos más peligrosos para tu perro
1. Cebolla y ajo

Mantén este tipo de alimentos lejos de tu mascota, pues ambos pueden ser tóxicos para ella. Crudos resultan peores, cuando un perro se contamina no presenta síntomas sino hasta tres o cuatro días después de haber ingerido estos ingredientes que los humanos usamos en la mayoría de nuestras comidas. Presta especial atención a su orina pues cuando se intoxican esta puede cambiar de color a naranja o rojo.

Las cebollas y el ajo en todas sus formas -en polvo, crudas, cocidas, deshidratadas- pueden destruir las células rojas de la sangre de un perro, lo que lleva a la anemia. Eso puede ocurrir incluso con el polvo de la cebolla que se encuentra en algunos alimentos para bebés. Los síntomas de la anemia incluyen debilidad, vómitos, poco interés por la comida, apatía, y falta de aliento.
2. Palta (aguacate, persea americana, cura, avocado ó abacate)

La mayoría de las partes de árbol de aguacate son peligrosas para los animales, incluyendo la fruta. Las toxinas que contiene este alimento contaminan a tu mascota causándole, en los casos más graves, un bloqueo intestinal.

3. Café, té y otras bebidas con cafeína

La cafeína en cantidades suficientemente grandes puede ser fatal para un perro. Y no hay antídoto. Los síntomas de la intoxicación por cafeína incluyen inquietud, respiración rápida, palpitaciones, temblores musculares, convulsiones y hemorragia. Además de té y café, la cafeína se encuentra en las bebidas de cacao, de chocolate, refrescos de cola, y estimulantes como el Red Bull. También se encuentra en algunos medicamentos para el resfriado y analgésicos.

4. Uvas y pasas

Aunque no está claro por qué, las uvas y pasas pueden causar insuficiencia renal en los perros. Y sólo una pequeña cantidad puede enfermar a tu perrito. Vómitos repetidos es una señal temprana. En sólo un día, el perro puede llegar a estar letárgico y deprimido. La mejor prevención es mantener las uvas y las pasas fuera de alcance.

5. Leche, helado y otros lacteos
En un día caluroso, puede ser tentador compartir su helado con su perro. Pero si su perro pudiera, le daría las gracias por no hacerlo. La leche y los productos lácteos pueden causar diarrea y otros trastornos digestivos, así como causar alergias alimentarias (que a menudo se manifiestan con picazón).

La mayoría de los perros son intolerantes a la lactosa y si bien este alimento no es mortal o altamente peligroso para ellos, sí les causa irritación en el estómago, diarrea y exceso de gases.

6. Nueces de macadamia

Los perros no deben comer nueces de macadamia o alimentos que las contengan, ya que pueden ser fatales. Tan sólo seis nueces de macadamia crudas o asadas pueden enfermar a tu perro. Los síntomas de envenenamiento incluyen temblores musculares, debilidad o parálisis de los cuartos traseros, vómitos, temperatura corporal elevada, y frecuencia cardíaca rápida. Comer chocolate con las nueces empeorará los síntomas, y puede ser mortal.

7. Golosinas, dulces y refrescos
El exceso de azúcar puede hacer el mismo mal a los perros que a los seres humanos. Puede conducir a la obesidad, problemas dentales, y posiblemente la aparición de diabetes.

Dulces, goma de mascar, pasta de dientes, productos horneados, y algunos alimentos dieteticos están endulzados con xilitol. El xilitol puede causar un aumento de la insulina en el cuerpo de su perro. Esto hace que el azúcar en sangre baje y también puede causar insuficiencia hepática. Los síntomas iniciales incluyen vómitos, letargo y pérdida de coordinación. Con el tiempo, el perro puede tener convulsiones. La insuficiencia hepática puede ocurrir en pocos días.

8. Chocolate

El chocolate es uno de los “premios” a los que la mayoría de la gente recurre para educar a sus perros, sin embargo la cafeína y la teobromina que contiene puede ser mortal para ellos. Entre más oscuro el chocolate mayor es el peligro. Comer chocolate, aunque sólo sea lamiendo el tazón, puede causar vómitos, diarrea, y una sed excesiva. También puede causar un ritmo anormal del corazón, temblores, convulsiones y muerte.

9. Huevo crudo
Hay dos problemas con los huevos crudos.
  1. Posibilidad de intoxicación alimentaria por bacterias como Salmonella o E. coli.
  2. Una enzima en los huevos crudos interfiere con la absorción de una vitamina B en particular. Esto puede causar problemas en la piel, así como problemas con el pelaje de su perro si los huevos crudos son suministrados por un largo tiempo.
10. Pollo cocido, con huesos
La mayoría de las aves son dañinas para los perros, no por las toxinas que contiene sino por los huesos, pues pueden causar obstrucciones en el estómago.
El pollo crudo no es peligroso, pero una vez cocido los huesos son armas mortales para las mascotas, sobre todo por lo delgados que son (el hueso se astilla y puede lastimar los órganos). Además las carnes cocidas suelen estar muy condimentadas lo que no es bueno para tu perro.
11. Comida echada a perder
Mucha gente da comida en malas condiciones o con hongos a sus mascotas para no desperdiciarla, pero esta práctica más que beneficiarlo lo daña.

Algunos hongos como el moho contienen micotoxinas que pueden causarle convulsiones, y si el envenenamiento no es tratado podría resultar en la muerte de tu mascota.

12. Choclo, elote o mazorca

Un elote podría parecer indefenso para nuestros perros incluso divertido para que se entretenga mordiéndolo, sin embargo los pequeños granos de la mazorca podría causar obstrucciones intestinales que derivarían en complicaciones mayores si no son tratadas a tiempo.

13. Salmón crudo
Darle a tu mascota un pedazo de salmón crudo nunca es buena idea, aunque ya cocido no es peligroso.
La carne cruda de este pescado podría causar muerte por envenenamiento causada por parásitos y bacterias relacionadas con el parvovirus. Los síntomas incluyen fiebre alta, vómito y diarrea; y casi siempre esta afección causa la muerte.
14. Hígado
Pequeñas porciones de hígado cocido no causa problemas en la dieta de un perro, pero en grandes cantidades podrían dañar el suyo debido a que no puede procesar el exceso de vitamina A.

Dosis grandes de vitamina A causan deformación en los huesos, anorexia y en casos extremos la muerte.

15. Sal

No es una buena idea compartir los alimentos salados como papas fritas con su perro. Comer demasiada sal puede causar sed excesiva y orina y provocar el envenenamiento de iones de sodio. Los síntomas de exceso de sal incluyen vómitos, diarrea, depresión, temblores, temperatura corporal elevada y convulsiones. Se puede incluso causar la muerte.

16. Masa cruda

Antes de ir al horno, la masa tiene que aumentar su volumen (levar). Y eso es exactamente lo que haría en el estómago de su perro. Como se hincha en el interior, la masa puede estirar el abdomen del perro y causar dolor severo. Además, cuando la levadura fermenta, produce alcohol que puede conducir a la intoxicación del animal.

17. Medicamentos para humanos

Un fármaco comúnmente indicado para humanos suele ser tóxico en perros. Del mismo modo que lo haría con sus hijos, mantenga todos los medicamentos fuera del alcance de su perro. Nunca dar a su perro cualquier medicamento a menos que se lo indique su veterinario. Ingredientes como el paracetamol o el ibuprofeno son comunes en los analgésicos y medicamentos para los resfriados, pero pueden ser mortales para su perro.

18. Duraznos, caquis y ciruelas
 

El problema con estas frutas es la semilla o carozo. Las semillas de caquis pueden causar la inflamación del intestino delgado en perros. También pueden causar obstrucción intestinal. La obstrucción es también una posibilidad si un perro come el carozo del durazno o ciruela. Además, el carozo contiene cianuro, que es venenoso.

19. Alcohol

 
Cerveza, licor, vino, ninguno es bueno para su perro. Eso es porque el alcohol tiene el mismo efecto en el hígado de un perro que en el cerebro de los humanos. Y se necesita mucho menos de hacer daño. Sólo una poca cantidad puede causar vómitos, diarrea, depresión del sistema nervioso central, problemas de coordinación, dificultad para respirar, coma, y muerte. Mientras más pequeño es el perro, mayor será el efecto.

Fuente: BBC