En la inmensidad del Universo cabe esperar que existan otras, quizás muchas otras, formas de vida diferentes o similares, por qué no a la nuestra, poder encontrarlas, conocerlas es algo que fascina y atrae la curiosidad, me atrevo a decir, de todos. Pero es algo aún muy lejano, dada la tecnología actual que, aunque muy avanzada, no nos permite una exploración directa, por eso hay quien piensa alcanzarlos de otro modo, lanzando mensajes al cosmos con la esperanza de comunicarnos con alienígenas.

Stephen Hawking alerta sobre comunicarnos con alienígenas

Para aquellos que piensen que lo de la comunicación extraterrestre es algo nuevo y reciente debo decir que es una actividad que se puso en marcha hace ya varias décadas, con el primer mensaje emitido por la NASA allá por el 1970. A partir de este momento son muchos los proyectos que se llevan a cabo para tratar de contactar con otros habitantes del universo dotados de inteligencia. Todos estos programas han sido denominados SETI, que es el acrónimo de Search for ExtraTerrestrial Intelligence, Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre.

El propósito del SETI no se centra únicamente en la emisión de mensajes al espacio sino también en la detección y análisis de posibles respuestas o señales extraterrestres. Participan en este cometido los radiotelescopios Arecibo, situado en Puerto Rico y dedicado a la captación de señales que se vienen procesando con la participación de miles de personas en todo el mundo a través del proyecto SETI@home y el Allen Telescope Array (ATA) que se encuentra en California y se ocupa de la observación astronómica y la búsqueda de señales SETI de forma sincrónica.

Hasta el momento no se han obtenido señales que se puedan calificar como de mensajes extraterrestres a excepción de la conocida como Señal Wow, captada por elradiotelescopio Big Ear en 1977 que duró unos 72 segundos, con una intensidad 30 veces superior al ruido de fondo y que provenía de la zona oriental de la Constelación de Sagitario. Tras esta, no se ha detectado nada significativo, no obstante, científicos de la talla de Stephen Hawnking se muestran cautelosos con la posibilidad de llegar a establecer un contacto real con una civilización alienígena.

El destacado astrofísico, cosmólogo, físico y matemático, Hawnking, toda una eminencia en este campo, lanza una sensata reflexión en este sentido durante un documental emitido por el canal CuriosityStream. En el documental, el científico plantea la posibilidad de que esas llamadas que se emiten al espacio puedan ser acogidas por extraterres que no tengan las mismas intenciones amistosas que nosotros, exponiéndonos innecesariamente. No conocemos la naturaleza de esos seres y mucho menos sus reacciones y necesidades, puede que al descubrir la existencia de otro mundo quieran apoderarse de él.

Si, como decíamos antes, hace décadas que estamos enviando señales al espacio uno también podría pensar que quizás ya sea demasiado tarde… Y tú, ¿qué opinas? Escríbenos tus impresiones.

Dejar respuesta