En la ducha las paredes hacen de caja de resonancia. La percepción es que la voz suena mejor que al cantar en otra parte.

Todos amamos nuestra hermosa voz cuando cantamos en el baño, pero ¿por qué la gente no aprecia nuestra voz? si nosotros la escuchamos excelente.

Esto se debe a que tu ducha trabaja como un mezclador de sonido de baja tecnología para modificar tu voz en al menos 3-vías, lo que hace parecer que tu voz suene como los ángeles. Estas 3 vías son: volumen, reverb y la amplificación de bajos.

Volumen

Las superficies lisas y duras, como las del baño, absorben muy poco sonido, sonido que se refleja varias veces entre las paredes antes de perderse. Conteniendo el sonido reflejado en un lugar tan pequeño como una ducha, hace que tu voz suene con mucha más intensidad.

Reverberación

Con tantas ondas de sonido reflejadas y rebotando alrededor de tu ducha, algunas ondas viajan más rápido que otras antes de llegar a tu oído. Esto estrecha el sonido que escuchas y un efecto llamado reverberación hace que la nota de tu voz se mantenga por más tiempo en el aire.

Refuerzo de graves

La ducha funciona como una cavidad resonante, lo que significa que ciertas frecuencias de sonido (las resonantes) son naturalmente amplificadas dentro de ella.
En una ducha de tamaño promedio, la frecuencia es de 100 hertz, con algunas más altas múltiplos de 100. Y la frecuencia cae hasta lo más bajo que podemos escuchar la voz humana (80 y 10.000 hertz); la amplificación resonante de estos bajos en tu ducha te dan una voz más profunda.

Así que si quieres grabar tu propia voz cantando y no dar pena, ¡ve al baño!

Te puede interesar: ¿Sabías que la Música en el trabajo mejora la Productividad?
También: La música es una de las pocas actividades en la vida que utiliza el cerebro entero