Hablemos hoy de alguna que otra posibilidad más acerca del significado de los sueños. Especulemos. Hagámoslo basándonos en la opinión personal y por su puesto no científica ni empírica, de muchos de esos onironautas que dicen tener a su disposición, todo un mundo de posibilidades a través de los sueños.

Hay quien los utiliza para encontrarse con sí mismo, como ejercicio espiritual y de expansión. Otros, dicen recibir mensajes a través de este tejido onírico… Y muchos otros recogen todos estos testimonios para abrir una nueva vía de explicación ante dichas experiencias, y que podrían resumirse en algo muy llamativo: los multiversos. O más aún, el modo que tendría nuestra conciencia de viajar a mundos paralelos.

Teoría algo arriesgada ¿no es así? No obstante, veámosla con más detalle.
¿Sería posible viajar a otras dimensiones o mundos paralelos a través de los sueños?

Cualquier científico, psiquiatra y psicólogo nos diría con certeza que no. Los sueños no son más que un mecanismo de expresión de nuestro cerebro, un catalizador de emociones, deseos y pensamientos mediante los cuales, dar libertad a nuestra mente, ahondar en miedos, ansiedades… Todo ese interesante sustrato del subconsciente.

Ahora bien, para muchas culturas, los sueños, no “son solo sueños”. Los griegos y los romanos leían en ellos hechos del futuro. En Oriente, se pensaba que era un camino para entrar en contacto con la gente fallecida, y para las culturas hinduistas o budistas, los sueños son también una forma de trascender, de liberarse del cuerpo durante unos minutos… y unirse a ese “todo” que conforma el cosmos en nuestro propio interior.

Ahora bien…pero ¿de dónde viene la idea de que a través de los sueños, uno podría entrar en contacto con mundos paralelos? La teoría de los multiversos y esos supuestos portales de acceso no es nueva. Son muchos los expertos que la mantienen y que buscan pruebas de dichos tejidos alternativos, que, de algún modo, “vibrarían” a nuestro alrededor.

En ocasiones, pensamos en la clásica idea del portal temporal, de ir andando por un bosque y de pronto, una súbita fluctuación nos lleva a un mundo similar al nuestro… pero con interesantes variantes. ¿Por qué no tener en cuenta también el mundo de los sueños como acceso a esos portales? Sería pues nuestra propia conciencia la que de algún modo, “viajaría” a dichos de esos puntos suspendidos en el espacio-tiempo.

Incidimos una vez más que no hay nada demostrado, que son puras especulaciones, y opiniones puntuales extraídos de foros de Internet, de investigadores “no-científicos” que dejarían sugerir esta intrigante hipótesis.

Ahora bien, pero toda hipótesis debe estar basada en algo, en algunos indicios. ¿Cuáles serían entonces? ¿De qué forma podríamos saber, si nosotros mismos hemos dado el paso hacia esos mundos paralelos?

  • Hay personas que sueñan en lugares en los que nunca han estado de forma más o menos recurrente.
  • Otras, llegan a tener sueños con personas que no han visto jamás, un tema del que ya te hablamos en datonovedoso y del que se afirma que no puede ser así, ya que el cerebro “no inventa caras”. ¿Serían personas de otros mundos paralelos, quizá?
  • Hay gente que por su parte, tiene sueños muy impactantes sobre escenarios poco usuales, futuristas. Aspectos que se relacionan con una mente llena de fantasía pero que para otros, serían en realidad viajes a mundos alternativos.
  • Luego, como no, tendríamos a miles de personas en todo el mundo que ya sea una o varias veces a lo largo de su vida, tienen sueños proféticos. Hechos que acaban cumpliéndose. Para investigar esto, existe un interesante portal llamado “The Premonitions”, donde gente de todo el mundo puede registrar sus sueños. De esa forma, se estudia si hay coincidencias acerca de un hecho puntual que de algún modo, pueda prevenirse.
  • Resulta sin duda tan curioso como interesante, puesto que para muchos, soñar con el futuro sería también viajar a un mundo paralelo. Una realidad similar pero no igual a la nuestra donde algunas cosas ya han sucedido, y otras, en cambio, nunca llegarán a ocurrir.
  • Otro fenómeno curioso que comentan muchas personas tiene que ver con “los falsos despertares”. En ocasiones, soñamos que despertamos en nuestra realidad, nos levantamos, vestimos… pero hay pequeños detalles que fallan. El espejo no está donde debería. La voz de tu pareja es diferente, de hecho, hasta lleva el cabello de forma distinta. Abres la ventana, y no vives en la misma ciudad… ¿Qué está pasando? La propia ansiedad te hace despertar… y al instante, ya has vuelto a tu mundo real.

¿Ha sido un sueño? ¿Ha sido un breve viaje a tu mundo paralelo? Lo desconocemos. Tal y como te hemos indicado al inicio son simples especulaciones. Pero no por ello menos interesantes, y de ahí que te pidamos que nos dejes testimonios sobre tus sueños o experiencias similares.

¿Te ha ocurrido a ti alguna cosa de las aquí reflejadas? No dudes en darnos tu opinión.